EL SALVADOR Red vital - El Salvador

El duelo anticipado.

Llega un momento en el que la familia renuncia a la ilusión de curación; empieza a aceptar lo inevitable de la muerte y a preparar- se emocionalmente, entonces comienza el proceso que llamamos duelo anticipado. Implica un reconocimiento intelectual

y emocional de la realidad, lo que permite movilizar mecanismos psicológicos para ir adaptándose a la pérdida. Al tiempo que la persona se apega al enfermo y desea retenerlo, va retirando la energía psicológica puesta en él, se distancia emocionalmente. La transición del cuidado curativo al paliativo les llena de culpa y pena y es habitual que los familiares culpabilicen a los médicos por haber fallado y se culpabilicen a sí mismos o a los otros por haber perdido la batalla.
La intervención con el enfermo y la familia previa a la muerte puede planificarse en tres niveles:
  • Con los familiares se trabaja la pérdida.
  • Con el paciente la pérdida de sus familiares.
  • Con el paciente el afrontar la muerte.

 

El trabajo en el duelo anticipado supone una reorganización en el sistema anterior, una despedida mediante un relato de la vida en común transmitiéndole que hizo algo bueno en la vida, finalizar asuntos inconclusos, hacer cosas que sean valoradas por el paciente, hablar de cosas significativas de su vida, lo que nos ha dado, lo que hemos vivido juntos… y cuando pierde la conciencia mantener el contacto físico.
El duelo anticipado no elimina ni disminuye la dimensión del dolor, pero favorece la asimilación de la muerte cuando ésta llega y permite planear acciones prácticas que alivian la sensación de pérdida de control, facilita reparar aspectos dolorosos de la relación, hacer las paces y despedirse.
El duelo es una posibilidad de crecimiento individual y familiar.
Cuando hemos vivido con una persona y nos hemos vinculado estrechamente a ella parte de ésta la hemos incorporado dentro, es nuestro, lo hemos construido nosotros, no se pierde. Lo que hemos recibido seguirá en nuestra vida y dará frutos.
Trenado, M. P. EL PROCESO DE DUELO Y LA FAMILIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *