EL SALVADOR Red vital - El Salvador

Trabajando con la familia… los rituales.

En un trabajo de duelo con la familia ha de crearse un contexto para ayudar a que la persona y su familia construyan una nueva identidad que deje espacio para afirmar la pérdida y para crear un relato de su historia compartida con el fallecido.El relato ha de entrelazar serenamente los recuerdos que aportan significado a su vida personal y familiar para integrarlos en el momento presente y que formen parte de la trama de vivencias futuras.

Disponemos de numerosas herramientas para trabajar con la familia en duelo, hablar del difunto, de las circunstancias de la pérdida, fotografías, objetos significativos, trabajos de expresión a través de pintura, arcilla, plastilina…, técnicas de relajación, técnicas psicodramáticas, visualizaciones, etc. No obstante, es la utilización adecuada de rituales terapéuticos la herramienta que puede ayudar a crear dicho contexto de manera completa, estructurando los cambios emocionales y cognitivos que experimentan las personas que han sufrido una pérdida. Los rituales permiten contener y efectuar la canalización de la pérdida de manera segura y facilitan la elaboración emocional, cognitiva y relacional, permitiendo encontrar una nueva forma de estar en el mundo.
Las técnicas de ritualización deben ir acompañadas de un trabajo que estimule la comunicación de sentimientos entre los miembros de la familia y los amigos íntimos.
Hay rituales elaborados y rituales que elaborará la familia según su situación y sus necesidades. Entre los rituales elaborados se propone un ritual terapéutico de “despedida” que consta de 3 fases:
  • Fase preparatoria en la que se expresa la pérdida de forma desestructurada.
  • Fase de reorganización, en la que se siguen conductas propias del luto, y se escribe una “carta continua” al difunto según un ritual prescrito. Se elige algún material que perteneció al fallecido y que tiene un significado especial para la persona que lo adquiere.
  • Fase de finalización que comprende una “ceremonia de despedida” a modo de funeral, un “rito de purificación” (bañarse o ducharse) y un “rito de reunión” (por ej. una comida con amigos y familiares).

Gracias a las acciones estructuradas se crea un marco de seguridad que hace posible afirmar la muerte pero también preservar una relación especial con el fallecido, que es simbolizado en la elección de un objeto vincular que la persona conservará siempre. Asimismo, la parte final del procedimiento ritual ratifica la continuidad de la vida, simbolizada en una ceremonia final de reunión con las personas significativas que constituyen la red familiar y social de los super- vivientes.

 

Trenado, M. P. EL PROCESO DE DUELO Y LA FAMILIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *